domingo, 23 de julio de 2017

Dos muchachas - La Lola y Amparo



Bajo el naranjo lava
panales de algodón.
Tiene verdes los ojos
y violeta la voz.
!Ay, amor,
bajo el naranjo en flor!
Luego, cuando la Lola
gaste todo el jabón,
vendrán los torerillos.
!Ay, amor,
bajo el naranjo en flor!
Amparo
Amparo,
!que sola estas en tu casa
vestida de blanco!
(Ecuador entre el jazmín
y el nardo.)
Oyes los maravillosos
surtidores de tu patio,
y el débil trino amarillo
del canario.
Por la tarde ves temblar
los cipreses con los pájaros,
mientras bordas lentamente
letras sobre el cañamazo.
Amparo,
!que sola estas en tu casa,
vestida de blanco!
Amparo,
!y que difícil decirte:
yo te amo!
Camino
Cien jinetes enlutados,
?donde Irán,
por el cielo yaciente
del naranjal?
Ni a Córdoba ni a Sevilla
llegaran.
Ni a Granada la que suspira
por el mar.
Esos caballos soñolientos
los llevaran,
al laberinto de las cruces
donde tiembla el cantar.
con siete ayes clavados,
?donde Irán
los cien jinetes andaluces
del naranjal?
Las seis cuerdas
La guitarra,
hace llorar a los sueños.
El sollozo del as almas
perdidas,
se escapa por su boca
redonda.
Y como la tarántula
teje una gran estrella
para cazar suspiros,
que flotan en su negro
aljibe de madera.
Preciosa y el aire
Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene,
por un anfibio sendero
de cristales y laureles.
El silencio sin estrellas,
huyendo del sonsonete,
cae donde el mar bate y canta
Su noche llena de peces.
En los picos de la sierra
los carabineros duermen
guardando las blancas torres
donde viven los ingleses.
Y los gitanos del agua
levantan por distraerse,
glorietas de caracolas
y ramas de pino verde.
Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento, que nunca duerme.
San Cristo balón desnudo,
lleno de lenguas celestes,
mira a la niña tocando
una dulce gaita ausente.
Nina, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.
Preciosa tira el pandero
y corre sin detenerse.
El viento - hombron la persigue
con una espada caliente.
Frunce su rumor el mar.
Los olivos palidecen.
Cantan las flautas de umbría
y el liso gong de la nieve.
!Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
!Preciosa, corre, Preciosa!
!Míralo por donde viene!
Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.
Preciosa, llena de miedo,
entre en la casa que tiene
mas arriba de los pinos,
el cónsul de los ingleses.
Asustados por los gritos
tres carabineros vienen,
sus negras capas ceñidas
y los gorros en las sienes.
El ingles da a la gitana
un vaso de tibia leche,
y una copa de ginebra
que Preciosa no se bebe.
Y mientras cuenta, llorando,
su aventura a aquella gente,
en las tejas de pizarra
el viento, furioso, muerde.

Federico Garcia Lorca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trucos para tener el rostro como las Japonesas

El secreto de las japonesas para tener el rostro de porcelana. Limpia siempre tu rostro, incluso en la noche, existe agentes en el ...

Entradas populares